top of page

Celebrando la Navidad con júbilo y empatía


Foto por Vanesa Figueroa

Por Belisa Benítez y María Aponte


La Navidad es una época maravillosa que nos ofrece la oportunidad de celebrar el nacimiento del Niño Dios. Sin embargo, mientras muchos añoran las festividades navideñas, para compartir y celebrar con sus familiares y amigos, para muchos otros esta conforma una época muy convulsa. Muchas personas que viven con depresión encuentran en esta época muchas particularidades que detonan o exacerban su condición y en ocasiones puede provocar ideaciones o intentos suicidas. Es muy importante que comprendamos que la depresión es un diagnóstico que afecta a jóvenes, adultos y adultos mayores. La depresión según la OMS (Organización Mundial de la Salud) es un trastorno de salud mental común. A nivel mundial, se estima que el 5% de los adultos padecen dicho trastorno. Se caracteriza por una tristeza persistente y una falta de interés o placer en actividades que previamente eran gratificantes y placenteras. Además, puede alterar el sueño y el apetito, y es frecuente que incluya cansancio y falta de concentración. La depresión es una causa importante de discapacidad en todo el mundo, e incide considerablemente en la carga de morbilidad. Los efectos de la depresión pueden ser prolongados o recurrentes, y pueden menoscabar extraordinariamente la capacidad de una persona para actuar y vivir una vida gratificante.

Según el portal de Mayo Clinic, algunos de los síntomas más comunes que podemos observar en personas que viven con ansiedad incluyen los siguientes: sensación de nerviosismo, agitación o tensión, sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe, aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada (hiperventilación); sudoración; temblores; sensación de debilidad o cansancio, problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual, tener problemas para conciliar el sueño, padecer problemas gastrointestinales (GI), tener dificultades para controlar las preocupaciones y tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad. Existen varios tipos de ansiedad. Entre otros podemos mencionar la agorafobia, trastorno de ansiedad debido a una enfermedad, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico, mutismo selectivo, trastorno de ansiedad por separación, trastorno de ansiedad social (fobia social), fobias específicas, trastorno de ansiedad inducido por sustancias y trastorno de ansiedad específico y no específico.


Lo más importante es buscar ayuda cuando los síntomas interfieran con tu trabajo, o responsabilidades escolares, las relaciones con los demás y con otros aspectos de la vida diaria. Recuerda, NO estás solo(a). Si identificas que alguien que conoces (amigos, familiares o compañeros de labores), algunos de los síntomas antes presentados, búscale ayuda. A continuación, compartimos algunos números de teléfono que les pueden ayudar.


Líneas de ayuda (24/7):

Para orientación o referido, llamar a las siguientes líneas de emergencia:

· Línea PAS de ASSMCA: 1-800-981-0023 / TDD 1-888-672-7622 / https://lineapas.assmca.pr.gov

· San Jorge Children & Women’s Hospital: (787) 727-1000, extensiones 4376; 4378; 4370; 4371; 4379

· Hospital Panamericano: 1-800-981-1218

· Hospital San Juan Capestrano: 1-888-967-4357

· Hospital Pavía (Hato Rey): 787-641-2323, oprime 2 o 787-296-9507 (Sala estabilizadora)

· Hospital UPR Dr. Federico Trilla (Carolina): 787-757-1800

· Centro de Control de Envenenamiento: 1-800-222-1222

· Red Nacional para la Prevención del Suicidio (TALK): 1-888-628-9454

· SAMHSA: 1-800-985-5990 y oprime “2” o textea “Háblanos” al 1-787-339-2663


Bibliografía:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/anxiety/symptoms-causes/syc-20350961

https://www.salud.gov.pr/CMS/108

https://www.who.int/es/health-topics/la-d%C3%A9pression#tab=tab_1

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page