El pan nuestro de cada día


Ya hemos perdido la cuenta de la cantidad de veces en las que el Colegio se ha quedado a oscuras durante el año escolar y en la que nosotros, los estudiantes, hemos denunciado la falta de un plan de acción para resolver este problema. El viernes 6 de septiembre experimentamos el primero de varios apagones en el colegio, iniciando una crisis energética. Según la ingeniera Janet Ruiz, el problema se debe a que la institución alcanzó su tope de capacidad de energía eléctrica, imposibilitando el desarrollo de la infraestructura y desembocando en constantes diferencias de voltaje. Asimismo, detalló que desde el 2004 se han llevado gestiones para aumentar la capacidad, pero el proyecto tiene un costo que sobrepasa el millón de dólares.


Por varias semanas del mes de septiembre, los estudiantes no solo fueron testigos de la vulnerabilidad del sistema eléctrico del país, sino también del generador eléctrico de emergencia, el cual ha enfrentado problemas con el "transfer switch". Además de la dinámica en clase, los servicios de internet, cafetería, fuentes de agua e impresoras también fueron afectados por la falta de luz. En la cafetería, al no tener abanico ni aire acondicionado, las empleadas de la cafetería tuvieron que soportar los intensos calores del mes de septiembre.


¿La luz pa' cuando?


Según la Supervisora de las Instalaciones, el fin de la crisis estará dividido en tres fases. La primera consta del reemplazo del transfer switch, que resultó quemado en su totalidad. La segunda fase se compone de la instalación de un "surge protector" y el reemplazo de luminarias y equipo a uno más eficiente, mientras que a largo plazo se evalúa la instalación de placas solares en el colegio, las cuales fueron destruidas con el paso del Huracán María. Asimismo, no se descarta la posibilidad de conectar el campus a la línea principal que discurre por la avenida 177.


"Nuestro consultor eléctrico se encuentra buscando opciones para adquirir un sistema que sea más resistente a los constantes cambios en voltaje eléctrico, menos complicado de operar y que se pueda conseguir servicio de reparación local," expresó Janet Ruiz en declaraciones escritas.


Del mismo modo, enfatizó que se han tomado las medidas correspondientes para continuar el ofrecimiento de los servicios a los estudiantes y familias sin afectar el calendario escolar.


Sin duda alguna esta crisis ha afectado la rutina de tanto los estudiantes como los maestros, pero solo nos queda confiar en que las medidas que se estén tomando sean las necesarias para brindar la tan anhelada calma después de la tormenta.


El estudiante Víctor Pagán contribuyó a la preparación de este artículo.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo