Héctor Díaz

Actualizado: 19 mar


¿Por qué escogió trabajar en el Colegio San Ignacio?


Quien primero me avisó de la oportunidad para trabajar en el Colegio San Ignacio fue la compañera Frances Príncipe, consejera de los grados 10mo y 11mo, a quien conozco desde hace dos años por haber trabajado con ella en el ya clausurado Colegio Sagrados Corazones, en donde también le di clases a una de sus hijas. Al ella dejarme saber de esta oportunidad no lo pensé mucho debido a que estaba consciente del prestigio y la trayectoria de la institución, y me pareció una buena oportunidad para yo seguirme desarrollando como maestro y forma parte de esa trayectoria ignaciana.


¿Qué lo motiva a ser maestro?


Lo que me motiva a ser maestro es una visión de poder cambiar el mundo y mi país a través del proceso de enseñanza-aprendizaje. Enseñar y guiar a otras personas ha sido algo que desde temprana edad se ha dado de forma casi natural en mí y es algo que me gusta. Además, ser maestro me ha permitido mantenerme siempre en contacto con la disciplina histórica, que es una de mis grandes pasiones.


¿Qué quiere que sus estudiantes sean capaces de hacer cuando terminen su clase?


Siempre recalco en mis clases que, más allá de que los estudiantes se aprendan nombres o fechas, lo que busco es que desarrollen una mirada crítica hacia los eventos que suceden en el día a día. Busco que desarrollen sus capacidades de análisis crítico, que aprendan a proponer ideas coherentes para mejorar nuestro paísy el mundo. Sobre todo, busco también que aprendan a ser buenos ciudada nos y a convivir y colaborar con los demás. Se requiere ambición y valentía para estar decidido a cambiar las cosas aun cuando nos dicen que todo está perdido o que no hay solución. Hacia esa dirección quiero llevar a mis estudiantes, a que se mantengan firmes y determinados en cambiar las cosas para bien.


En su opinión, ¿Qué hace a su clase diferente?


Aspiro a que mi clase se convierta en un espacio de diálogo en el que todos podamos conversar sobre lo que sucede en el día a día desde una perspectiva histórica y crítica. Busco a través de ese diálogo que los estudiantes y yo conversemos "de tú a tú", de igual a igual. Siempre busco que en mi clase exista espacio para el disenso, la diversidad y la discusión de temas polémicos, manteniendo siempre como norte los principios de respeto al otro y la sana convivencia. Me gusta pensar que eso hace de mi clase una diferente.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo