Instalación del Consejo de Estudiantes 2022



El Consejo de Estudiantes es una organización estudiantil que tiene como misión servir de intermediario entre el estudiantado, la facultad, administración y padres del Colegio presentando las ideas de los estudiantes y a su vez procurar que las necesidades de todos se vean atendidas. El Consejo Estudiantil fomenta el espíritu Ignaciano por medio de actividades, dinámicas y proyectos que involucren al estudiante.


El 23 de septiembre de 2022 celebró su instalación en la Parroquia junto a sus invitados y compañeros de la Clase 2023. El Sr. Juan Carlos Pedreira, papá de Sergio Pedreira (2023) fue el orador invitado y compartió un mensaje lleno de consejos para tener una mejor convivencia en el mundo actual.

Cada directiva se comprometió en trabajar mano a mano con sus compañeros y representar siempre los valores ignacianos.


El presidente del Consejo de Estudiantes, Arturo Cruz Urrutia, a través de su mensaje invitó a sus compañeros a comprometerse en ser ciudadanos de acción.


Confiamos en que los estudiantes líderes del Consejo de Estudiantes logren alcanzar sus metas para este año académico.


Mensaje de Arturo Cruz Urrutia



“Al que más se le da, más se le exige”


Durante toda mi vida, he escuchado a mi madre decir esta frase. Cuando fui aceptado en el Coro de Niños de San Juan, cuando ingresé a la Academia San Ignacio, me lo repitió cuando entré al Colegio San Ignacio... y lo repite de una manera particular en momentos que celebramos logros y reconocimientos luego de invertir esfuerzo y dedicación.


Cuando mi madre hablaba de “aquello que se le da a alguien”, siempre pensaba que se refería a virtudes y dones naturales… como la inteligencia o el liderato, por ejemplo. En mi caso particular, siendo músico, pensaba que ella se refería a mi talento artístico. Pero ahora, al pasar los años y madurar, entendí finalmente que esta frase implica mucho más que aquellas fortalezas innatas que nos definen como individuos. Esta frase que me ha acompañado desde que tengo memoria también considera el factor del privilegio, que trae consigo accesos y experiencias que muchos otros (muy probablemente, igual de inteligentes y talentosos) no han tenido, no tienen y nunca van a tener.


Estudiar en el Colegio San Ignacio es un privilegio. Y ese mismo privilegio puede hacer crecer muros y cerrar ventanas que nos mantengan al margen de la realidad y nos encierren en la burbuja de la enajenación.


El Huracán Fiona impactó a la isla el domingo, y ya el lunes habíamos recibido una comunicación electrónica (porque la inmensa mayoría de nosotros, teníamos data e internet) para informar que nuestro Colegio tenía los servicios de agua y energía, y que se reanudaban las labores académicas el miércoles. Esta es la realidad de la élite a la que pertenecemos, pero es opuesta a la del típico joven puertorriqueño hoy en día:


Aquel que ha cambiado de escuela varias veces porque el Departamento de Educación ha cerrado más de 500 escuelas en solo 5 años.


Aquel que se encuentra sin luz, agua ni internet porque la infraestructura de este país no está capacitada para sostener las fuerzas de un huracán categoría 1.


Aquel que no pudo educarse durante la pandemia porque no tenía conexión a internet, o acceso a una computadora, o, simplemente, su hogar no proveía los espacios adecuados para participar de un curso virtual o concentrarse sin interrupciones.


Aquel que ha quedado rezagado en sus estudios, o peor aún, ha abandonado sus metas académicas y personales, porque el Huracán María, los terremotos, la pandemia y las desventajas particulares de su hogar fueron desafíos demasiado grandes y pesados, y sus escuelas tampoco pudieron ofrecer la red de apoyos necesaria para continuar.


Aquel que pasa necesidad todos los días en nuestra isla porque la mediana de ingresos anuales en Puerto Rico son tan solo unos $21,000.


Y entonces… ¿qué nos toca hacer? ¿Lamentarnos, elevar una oración y darle share a un video en nuestras redes sociales? Después de esto, aquella sencilla frase de mi madre cobra más sentido.


“Al que más se le da, más se le exige”


Pues sí, jóvenes líderes del Consejo de Estudiantes del Colegio San Ignacio de Loyola: Definitivamente “se nos ha dado mucho”, y “se nos exigirá muchísimo más”. Como jóvenes líderes de hoy, que aspiramos a ser los líderes de mañana, nos toca utilizar cada uno de nuestros frentes de batalla y plataformas de acción para el mayor beneficio de nuestra sociedad puertorriqueña… y más adelante, de la sociedad a nivel global.


Nos toca servir de micrófonos para las voces que tanto anhelan ser escuchadas.


Nos toca dar visibilidad a las necesidades de aquellos que “no se ven”.


Nos toca fomentar la participación representativa, abrazar las diferencias y escuchar atentamente … para poder hablar de diversidad y verdadera inclusión.


Nos toca darle una mirada fresca a esquemas tradicionales de manera que respondan a nuevas realidades.


Nos toca luchar por un futuro donde la educación de calidad, más que un privilegio de pocos, sea el derecho fundamental de todos.


Y nos toca poner a trabajar nuestros talentos, fortalezas, inteligencia y liderato por un mundo más digno y solidario.


Y que en un día tan especial como hoy, 23 de septiembre del 2022, donde se conmemoran 154 años desde aquella primera gran revuelta en un pueblo en las montañas al oeste de Puerto Rico, transformemos esa energía histórica en un grito para la justicia, el cambio y la esperanza. Así nos ayude Dios.


Gracias.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo