Puerto Rico antes de la invasión (vol. 2)

Actualizado: 27 sept 2021


En el artículo anterior escribí del tren que le daba vuelta a la isla, exponiendo el alcance de este, y algunas de las cargas que transportaba. Visualizamos la grandeza de Puerto Rico con uno de los medios de transportación más efectivos del hemisferio en esa época, como base de todo lo que quiero compartir con ustedes en este episodio. Finalizando el Siglo XIX, nuestro País ya contaba con una estructura económica y académica; en adición a un sistema de utilidades en constante crecimiento como acueductos, electricidad y comunicaciones.


En cuanto al segmento económico del país, teníamos y todavía tenemos el Banco Popular, que es una de las instituciones bancarias más grandes del Caribe; habíamos desarrollado nuestra propia moneda, la cual circulaba en casi todo Puerto Rico con la excepción de negocios como la Hacienda Lealtad en Lares, que seguían siendo leales a la corona española.


La estructura académica era fascinante si tomamos en consideración el poco tiempo y recursos que tuvieron. Antes de comenzar el Siglo XX, Puerto Rico ya contaba con más de 400 escuelas públicas y 40 privadas; universidades de farmacología, derecho, ciencias químicas, entre otros. De forma paralela se celebraban ferias científicas de calibre mundial, con la presencia de profesores e ingenieros reconocidos internacionalmente.


Ya comenzaba a solidificarse la gestión para energizar al País con empresas como la “Sociedad Anónima de Luz Eléctrica”. Estábamos a la vanguardia del periodismo y la documentación histórica con periódicos como la “Gaceta de Puerto Rico” y “El Imparcial”.


Motores económicos como la producción de hierro, e impresionantes Haciendas alrededor de toda la isla con fincas de café, cacao, jengibre, azúcar, tabaco, entre otros vegetales y frutos. Por ejemplo, solo en Ponce había una fábrica de chocolate llamada “Franco y Compañía”, la Hacienda Vives (hoy conocida como la Hacienda Buena Vista), Hacienda Mercedita, entre muchas otras.


Toda esta actividad económica propulsó la celebración de la Primera Feria Comercial Internacional de la región, y la construcción de un hermoso Pabellón que sirviera de epicentro para la misma. Esta estructura eventualmente se convirtió en el mundialmente conocido Parque de Bombas de Ponce. En el 1882 los puertorriqueños recibieron a artesanos, agricultores y comerciantes de todo el hemisferio, sin celulares ni computadoras, promoviendo los intercambios académicos, comerciales, y culturales, catapultando al País como centro de comercial del Caribe.


En conclusión, esto nos muestra que Puerto Rico estaba rumbo a desarrollar equilibrio económico y social, antes de la invasión de los Estados Unidos de Norte América.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo