Historia del Observatorio de Arecibo

El famoso radiotelescopio de Arecibo estaba situado cerca de la costa norte de Puerto Rico.  Fue construido en el interior de una depresión dejada por un deslizamiento de tierra y fue el mayor radiotelescopio de plato único del mundo. La superficie del plato medía 305 metros de diámetro y estaba formada por miles de paneles de aluminio perforado, cada uno de aproximadamente 1 por 2 metros, apoyados por una malla de cables de acero. El receptor estaba en una plataforma de 900 toneladas suspendido a 137 metros sobre el plato por 18 cables que están sujetos a tres torres de hormigón armado.


A finales de la década de 1950, a William Gordon, profesor de ingeniería eléctrica en la Universidad de Cornell, se le ocurrió la idea de usar señales de radio dispersadas por electrones individuales en la ionosfera para estudiar el "clima" por encima de 50 km, es decir, el clima espacial. Esta dispersión es extremadamente débil, por lo que estudiarla es como intentar detectar una esfera de un milímetro a una distancia de 300 km. Pero Gordon demostró que esto en realidad podría hacerse con la tecnología de radar existente de 1958 utilizando una antena de 300 metros de diámetro y uno o dos megavatios de potencia de transmisión pulsada. A partir del poder y la forma del espectro Doppler de esta dispersión incoherente, como se llama ahora, Gordon tuvo su idea fundamental en un momento propicio.


En 1958, la Guerra Fría estaba en su apogeo, y el equipo de radar militar excedente estaba disponible para pedirlo, junto con fondos militares para ideas interesantes, incluso las no clasificadas. En un tiempo notablemente corto, Gordon recaudó $10 millones (en dólares de la década de 1960) para el diseño de un radar en Puerto Rico con colegas de Cornell. Luego se mudó a la Isla para supervisar la construcción del radar por unos cinco años con su familia.


El lugar donde se construiría el radiotelescopio tenía que estar cerca del ecuador, de modo que el radar, además de estudiar la Ionosfera, pudiera ser usado para estudiar los planetas. La localización de Arecibo ofreció la ventaja de un terreno cársIco, con grandes sumideros de piedra caliza; los cuales proporcionaron una geometría natural para la construcción del reflector de 305 m. Esta idea culminó en la construcción del Observatorio de Arecibo, cuyas obras comenzaron en el verano del año 1960. Tres años más tarde, el Observatorio Ionosférico de Arecibo (AIO), comenzó sus operaciones, bajo la dirección de Gordon. La ceremonia de apertura oficial tuvo lugar el 1 de noviembre de 1963.


En el observatorio trabajaron muchos científicos con sus estudios. Lamentablemente el eco provocado por 900 toneladas derribándose sobre un gigantesco plato de paneles de aluminio anunció la caída del icónico radiotelescopio del Observatorio de Arecibo el pasado 1 de diciembre DE 2020. El histórico colapso fue captado por cámaras y drones de la National Science Foundation (NSF, siglas en inglés), marcando el final de un capítulo en la historia de la observación espacial tanto para la isla como para Estados Unidos y el mundo

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo