“The Train that Spun the Island”

Actualizado: 27 sept 2021

No muchos saben, pero antes de la invasión estadounidense, Puerto Rico estaba a punto de convertirse en una república con su propia moneda, y un tren que le deba la vuelta a toda la isla; cargando nuestros productos agrícolas, medicinas, comida, entre otros recursos que movilizaban la economía del País.El tren más grande en la historia de Puerto Rico comenzó operaciones en el 1891, con ruta de San Juan a Arecibo, San Juan a Carolina, de Yauco a Ponce, y de Hormigueros a Mayagüez, cubriendo todos los pueblos en sus rutas con aproximadamente 370 kilómetros de vías de ferrocarril. Comenzando el siglo XX, se expandió con rutas como la de Aguadilla a Mayagüez, de dicho pueblo a Hormigueros y Cabo Rojo, y de Ponce a San Juan; incrementando su importancia económica luego de que, en el 1898, los Estados Unidos de Norte América invadiera a Puerto Rico.


Convirtieron a la ya establecida “Compañía de Ferrocarriles de Puerto Rico” en la “American Railroad System of Puerto Rico”. Transportaba mayormente carga exclusiva de grandes empresas que podían comprar el espacio para llevar sus bienes, y fue el motor del monocultivo de caña de azúcar. Si hoy contáramos con este instrumento de transportación y logística, fuera una de las piezas más importantes en el Caribe, de la misma forma que lo fue finalizando el Siglo XIX, y la primera mitad del Siglo XX. Es válido pensar que, con la tecnología de hoy, como los trenes eléctricos, pudiésemos ir más rápido de San Juan a Ponce, pero más importante aún es el uso que pudiéramos darle en misiones humanitarias, llevando comida y recursos críticos a cualquier parte del País en caso de huracán, tsunami o terremoto. Cuando a esta realidad, le sumamos su importancia para el público en general dado a que el tren tenía varios vagones de pasajeros, es fácil imaginar cuan óptima pudiera ser la transportación masiva en Puerto Rico.


No creas que este tren dejó de existir por un accidente; la realidad es que intereses corporativos corrompieron a sectores del gobierno, y lo dejaron perder para incentivar la venta de autos y gasolina, permitiendo que salga más dinero de Puerto Rico del que entra. Añadiendo, las compañías y público dependían tanto del tren, que su cancelación provocó un gran desbalance económico en el País.Hasta mi abuelo de 79 años se montó, y en los próximos episodios, les contaré más de lo próspera que era la economía del País antes de la invasión estadounidense. Después de todo, el nombre de nuestro archipiélago es PUERTO RICO.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo