Distancias del alma

Contigo estoy, campante, atado y unido


En tu dulce presencia me cobijo


Como la avecilla que torna al nido


Bien de nostalgia, anhelo y regocijo.


Te vi tan claramente, allí, para mí


Esperándome para soñar en ti


Y tan claro, con mi corazón te vi


Que, siendo ciego en la mente, de ti huí.


La neblina te esconde de mi querer


Luego, te veo, pero no te veo


Confundido, confundí tu parecer


Mi príncipe en la niebla, alma y deseo.


Que grata suerte he tenido de nacer


Para buscarte con la honestidad


Que rompe con la duda de la amistad


Y germina este gran afán de creer.


Cierto momento, en mi cárcel perdida


Un día, un preso, traerá noticia


De que te he abandonado, por malicia


Y que me esperas, en razón, en vida.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo