Juan Ramos PhD

Actualizado: 20 feb 2021

¿Por qué escogió trabajar en el Colegio San Ignacio?


Desde el 2012 me desempeñé como profesor universitario en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras. Sin embargo, dado el contexto social por el que estamos atravesando, decidí dar un cambio. El colegio San Ignacio fue mi primera opción, ya que a través de mis años como profesor tuve la oportunidad de conocer a varios ignacianos y su calidad como individuos y como estudiantes ha sido excepcional. Es por esta razón que deseaba formar parte de ese grupo de educadores responsables de forjar ese tipo de ciudadanos.


¿Qué lo motiva a ser maestro?


Estoy consciente de la responsabi-lidad que implica ser maestro, ya que este influye de manera significativa en la formación de los ciudadanos y queriendo contribuir a una mejor sociedad, que mejor manera que estimularlos intelectualmente. Considero que la educación es parte fundamental para lograr un cambio y como maestro es mi deber ayudarlos a desarrollar las destrezas necesarias no solo para que puedan integrarse efectivamente a la sociedad, sino también para que tengan una participación significativa dentro del cambio social que necesita nuestro país.


¿Qué quiere que sus estudiantes sean capaces de hacer cuando terminen su clase?


Es importante que mis estudiantes al finalizar la clase sean capaces de utilizar su pensamiento crítico con el propósito de que sean ellos los que tomen sus propias decisiones y no terceros. Además, espero que no solo continúen desarrollando sus competencias lingüísticas, sino también el respeto y el amor hacia la literatura.


En su opinión, ¿Qué hace a su clase diferente?


La característica principal que hace diferente mi clase es la pertinencia con la que se trabajan los temas. A través de mis clases propongo un acercamiento a la literatura partiendo de las experiencias de cada estudiante con el propósito de desarrollar su interés. Cada lectura pretende involucrar activamente al estudiante en una discusión que lo lleve a problematizar, crear comparaciones y a reflexionar. Para mí ser maestro de español o literatura es mucho más que la enseñanza de la lectura y la escritura es también lograr que el estudiante aprenda a construir sus propias ideas para luego puedan verbalizar las mismas. Estas dinámicas son las que logran que mi clase sea una diferente.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo